La oportunidad de transformarnos en una especie más compatible con el planeta en el menor tiempo posible.

Las políticas climáticas llegarán, pero están ralentizadas por intereses del actual sistema económico.

Dicho sistema lo hemos creado entre tod@s, algunos actores de forma más consciente y egoísta, y otros más inconscientemente. Se sustenta en algo denominado:

CONSUMO EMOCIONAL

De pequeñ@s nadie nos enseña a gestionar los bloqueos emocionales, lo que nos genera vacíos que intentamos llenar con comida, productos o servicios que prometen satisfacernos de forma rápida e instantánea.

Ésta forma de consumir nos ha llevado a crear un MODELO DE CONSUMO Y PRODUCCIÓN OBSOLETO Y DESTRUCTIVO que alimenta la crisis climática actual, lo que además nos produce frustración e impotencia.

Aprendiendo a reducir nuestro consumo emocional y dejando de apoyar con nuestro tiempo y dinero a las empresas que no hacen las cosas tan correctamente como dicen:


1.Presionamos sobre la estructura de la oferta-demanda.

2.Nos empoderamos como consumidores/as y obligamos a que si las empresas quieren vender, vendan lo que les pedimos y no lo que nos incitan a comprar.


POR ELLO:

Diseño y dinamizo talleres donde experimentar y poner en práctica una nueva forma de consumir:

Una que nos libera de necesidades creadas, que simplifica nuestro día a día, permitiéndonos;

ELEGIR EL RITMO DE NUESTRA VIDA y RECONECTAR CON LA NATURALEZA