Foto: A Different Perspective / Pixabay

La anterior entrada relacionada con el ciclo del año que publiqué, hizo referencia al otoño y los duelos que son necesarios hacer en esa estación para poder empezar el año sin lastres y más ligerxs de mochila emocional.

Siempre se hace el símil de; reordenar y liberar de espacio el armario para que quepan cosas nuevas. Pues el otoño vendría a ser algo similar.

Y tras el duro trabajo de decidir de qué ropa me desprendo y cual me quedo… toca… ¡¡salir de compras!! Jeje, esta frase tan efusivamente consumista choca de lleno con los valores de Metamórfica, menos mal que a lo que me refiero es a que:

Es momento de desear con libertad cuáles son las nuevas experiencias que quiero vivir, cómo es la nueva relación que quiero tener con mi familia, amigos, pareja, trabajo, ¡aquí entra todo!

Una vez identificadas las cosas que no quiero más en mi vida y tras haber realizado el duelo convenientemente, puedo imaginar que entran cosas nuevas y atreverme a concebir una realidad diferente. Si por el contrario seguimos enganchadxs al pasado, nos será mucho más difícil caminar hacia lo nuevo.

El día 21 de Diciembre siempre ha sido una fecha muy señalada en muchas culturas, y esto se debe a que se produce un fenómeno astronómico muy interesante. A lo largo del año el Sol va saliendo por el horizonte cada vez en situaciones ligeramente diferentes a las del día anterior. A continuación os dejo un vídeo que lo hace muy visual.

Lo inusual que tiene el día 21 es que durante los siguientes 2 días el Sol sí que sale en el mismo punto exacto del horizonte, para luego volver a cambiar. Esos tres días; 21, 22 y 23 son días para pensar qué se quiere. Sí, como la carta a papá Noel… y es que muy probablemente de aquí venga toda esa tradición, re-adaptada por las culturas a lo largo de los años.

Son tres días para soñar a lo grande, sin filtro, sin límites. Y eso es algo que no estamos acostumbrados a hacer y no es tan fácil como pudiéramos creer.

A continuación os dejo un sencillo ejercicio que podéis hacer durante esos días para lograr imaginar a lo grande qué queréis vivir en el nuevo año que empieza.

Pero antes, aclarar una cosa… no hay papá Noel, ni magia que vaya a traeros aquello que pidáis. No… no funciona de esa manera. Es más bien que vamos a poner a nuestro consciente en coherencia con nuestro subconciente y alinearemos nuestro pensamiento, con nuestra palabra, con nuestras emociones y con nuestras acciones, y eso es lo que hace realmente que nosotrxs mismxs seamos los que consigamos todas esas cosas en nuestra vida.

Nunca hay que poner el poder fuera, porque entonces nunca nos responsabilizaremos de nuestra vida y por tanto, tampoco podremos aprender a mejorarla. No estoy diciendo que podamos evitar enfermedades, accidentes y otras situaciones por las que nadie quiere pasar y sin embargo, pasamos.

Pero, sí podemos elegir cómo las vivimos, hasta qué punto nos afectan y qué aprendemos de ellas para no encontrarnos en la misma situación en el futuro.



EJERCICIO METAMÓRFICO

  1. Elige un lugar tranquilo, donde nadie pueda interrumpirte en la siguiente media hora. También puedes hacer este ejercicio con un pequeño grupo de gente cercana.
  2. Haz memoria del duelo que hiciste este otoño. Qué enterraste? Qué localizaste que ya no necesitabas? Qué miedo identificaste como el principal limitante en tus proyectos? Intenta describirlo en el menor número de palabras posibles, construyendo una sencilla frase. Escríbela. Un ejemplo de frase es el siguiente: «Este ciclo (año) he aprendido que he de desprenderme de mi miedo a…………… para poder conseguir resultados nuevos y diferentes este ciclo».
  3. Dibuja, canta, baila… Aquí debes elegir la forma con la que más fácilmente te expreses. Porque has de conseguir liberarte de los límites que tu mente te pone. El objetivo es deshinibirte, de manera que puedas imaginar tu futuro sin ese miedo al que ya has dado duelo. Ponte manos a la obra; imagina, sueña, idea, planea, pero sobre todo… SIENTE, siente cómo es tener eso que imaginas, que deseas. Si te cuesta imagínartelo, piensa en personas que ya tengan eso que anhelas: gente con relaciones de pareja sanas, una familia, un hogar, un trabajo que te ilusione y bien pagado… Piensa en cómo se sienten, sumérgete en esa sensación y si te sale bailala, cántala, dibújala… Porque esa emoción te tiene que quedar grabada en el corazón. Esa emoción va a ser tu brújula durante el próximo ciclo.
  4. Es muy importante que el paso anterior lo hagas con calma, sin prisa, pero con intensidad. Has de guardar ese dibujo, esa melodía o ese baile. Si ves que no vas a poder retener la melodía o el baile, puedes volver la emoción que sientes al cantar o bailar en algún objeto que tengas cerca y que te sirva de «amuleto», de muleta, para que cuando lo mires recuerdes cómo quieres sentirte en este nuevo ciclo.
  5. Cierra el ritual. Acabas de entablar una conversación entre tú consciente y tu subconsciente. A partir de ahora, tu día a día, las elecciones que se te presenten de este instante en adelante, han de estar tomadas bajo la premisa de estar dirigiéndote a la emoción que has grabado en el objeto o en su memoria, o en tu corazón. Cualquier decisión que tengas que tomar que te alejes de ella… sabrás que no es la correcta. Así que… Da por finalizado el ritual. Siente que no hay nada que hacer, nada que esperar, nada que pedir ya… Está hecho. Ya eres diferente, ya piensas, actúas y sientes de forma diferente. Hazte una sonrisa interior y date las gracias por haberte dedicado este tiempo.
  6. Confía. No puedes saber cómo vas a conseguir lo que quieres. Por qué camino llegarás a ello, eso es lo más «mágico» del subconsciente, pero ya está programado para ir hacia ello. Así que confía en tí, en que sabrás ir tomando los pasos necesarios para llegar, pues «caminante no hay camino, se hace camino al andar». Empiezas tu camino! Tú nuevo sendero! Con confianza en tí y en que quizá lleguen nuevos miedos si… pero ya no serán los viejos…y eso hará que pasen cosas nuevas, diferentes.

Si te gustó este ejercicio entra en metamorifa.info e infórmate sobre cómo conseguir más cambios en tu vida.


Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad